Wikigame…

… o sobre cómo los millennials generan conocimiento a través de Internet.

Wikipedia 2

 

Producto del aburrimiento, más que de un momento de brillantez, un amigo me enseñó un juego basado en Wikipedia, una especie de trivia mezclada con Battleship —versión geek—. Lo jugamos unas cuantas veces y luego lo dejamos, pero hace unas semanas volví a jugarlo. Fue en ese momento que pensé en la dinámica que operaba detrás del Wikigame.

 

Las reglas del juego:

Se puede jugar en su modo solitario o multijugador —de dos a más participantes—. Cada jugador necesita una computadora con conexión a Internet.

 

Instrucciones:

Antes de empezar la partida se elegirán dos conceptos, inicio y final, determinados por los jugadores. Cada uno buscará la página de Wikipedia correspondiente y se situará en la página de inicio para comenzar a jugar.

El objetivo del juego es llegar, desde el concepto de inicio hasta el de final por medio de los hipervínculos que se encuentran dentro de la página de Wikipedia. Ganará quien llegue al concepto final primero y con el menor número de pestañas abiertas posible.

Para jugar el modo solitario solo tienes que poner el cronómetro e intentar batir tu propio récord.

 

Una partida simulada:

Concepto de inicio: Imprenta

Concepto final: Adolf Hitler

Número de jugadores: 2

Cada jugador coge su computadora y se pone frente a su contrincante. Enseguida, el jugador 1 abre, desde la página de Imprenta, el enlace de Johannes Gutenberg. Luego salta al del Sacro Imperio Romano Germánico, lo que lo lleva al Reich alemán. Sin embargo, Hitler no se encuentra hipervinculado allí, así que tiene que realizar un paso más y hacer click en Sebastian Haffner, periodista e historiador de la época, y luego, al fin, llega a Adolf.

El jugador 2, con un rápido scroll down, puede llegar a Alemania desde la página inicial. Acto seguido, da click en el nombre con letras azules de Adolf Hitler. La victoria es aplastante, apenas dos movimientos y 18.5 segundos. El jugador 2 es el indiscutible ganador.

 

De mi experiencia con Internet:

Cuando navego por Internet, suelo abrir el Google Chrome —como un lienzo en blanco— y busco algún portal de noticias o artículos interesantes. Ese es mi punto de partida. Dejo que ese artículo me lleve a temas afines, páginas o autores.

Para poner un ejemplo, una mañana puedo entrar a la sección cultural de The Guardian y leer una crónica sobre las composiciones musicales de Allen Ginsberg y el repudio inicial que causaron estas en Bob Dylan. Esto me lleva a un artículo sobre la técnica de animación usada en la película Howl, lo que termina haciendo que ingrese —llevado casi por una especie de morbo informático— en el perfil de Vice de James Franco y leer acerca de sus pretensiones de filmar una película —protagonizada por Russell Crowe— basada en Blood Meridian de Cormac McCarthy; leo sobre las miles de personas que quieren atentar contra la inspiración artística del Sr. Franco. Leo también sobre manifestaciones, protestas feministas en Marruecos, movilizaciones contra Keiko en el Perú, la cuenta de Twitter de un trol, los planes de Donald Trump en relación a su política exterior, la llegada de Sasha Grey a Lima…

Noto q

ue este sistema especulativo de ir saltando de tema en tema se parece mucho al Wikigame —lo sé, conclusiones nerd a partir de un juego aún más nerd—. En ambos casos, un tema o concepto estaba ligado al anterior y, además, pertenecía a una gran cadena de coherencias y justificaciones. Un concepto estaría generado por una serie de otros conceptos que lo constituyen: u

n sistema estructural y multireferencial. No quiero decir con esto que Ferdinand de Saussure y los estructuralistas franceses son los abuelos del Internet, pero sí que muchas de las herramientas investigativas que encontramos, y con las que migrantes y nativos digitales se enfrentan a la web, operan de esta manera.

Al momento de construir nuestro propio plan lector, nuestros movimientos siguen patrones estructuralistas o, si se quiere, rizomáticos —por utilizar la expresión de Deleuze y Guattari—. Vamos de concepto en concepto, de página en página, como en un árbol que se bifurca en múltiples ramas. Nos movemos a través de hipervínculos, hashtags, key words. También podemos hurgar, hondo, en temas de nuestro interés, encontrar artículos especializados, comunidades de expertos o bibliografía recomendada. Las posibilidades son virtualmente infinitas.

Wikipedia deleuze-and-guattari
Deleuze y Guattari

La dinámica basada en la interfaz de Wikipedia, con su saber democrático de más de 37 mil millones de artículos en sus 287 idiomas, es una pequeña muestra de cómo los millennials suelen navegar a través del océano de información que es Internet. Para maximizar las capacidades de investigación, no solo hay que saber qué buscar, sino dónde y cómo buscarlo. Estas capacidades aumentarán conforme la mente se enriquezca de mayor variedad de temas.

Este juego que me enseñaron, resulta una gran prueba y ejercita las capacidades de cada uno. Es por eso que voy a dejar un «wikireto» con mi puntaje para el que tenga ganas de un entrenamiento de búsqueda sacado de The BigBang Theory.

 

* * *

 

Concepto inicial: Netflix

Concepto final: Lamborghini Gallardo

Movimientos: 10 hipervínculos

Tiempo: 1 minuto

 

André del Águila

Alumno del Curso Integral de Edición de Publicaciones

(Promoción III)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s